Ceder la pensión en favor de familiares

Ceder la pensión en favor de familiares

La pensión familiar es una prestación que se otorga a personas que evidentemente son familiares cercanos del fallecido, que vivía con él y que también dependía de él económicamente.

Requisitos para ser beneficiario

  • Los nietos y hermanos y hermanas del fallecido pueden ser beneficiarios, siempre que no tengan padre ni madre y, a la fecha del fallecimiento del fallecido, tengan menos de 18 años, o mayores pero con discapacidad permanente absoluta o grave, o menores de 22 años, pero que no tengan ingresos o no superen el 75% del S.M.I.
  • La madre y las abuelas del difunto, y el padre y abuelos del fallecido, siempre que tengan 60 años o más o no puedan trabajar.
  • Los hijos y hermanos de los jubilados o discapacitados permanentes, tanto en su régimen contributivo, o que al momento de su fallecimiento cumplieran los requisitos para jubilarse en España, y los hijos y hermanos los que tenían derecho a incapacidad permanente porque su caso estaba pendiente de resolución. Deben ser hombres o mujeres mayores de 45 años, siempre que acrediten que han cuidado del fallecido durante mucho tiempo.

¿Quién tiene preferencia para recibir la pensión a favor de familiares?

  1. Primero: Los nietos y hermanos, menor de 18 años o discapacitado, del fallecido
  2. Segundo: El padre y la madre
  3. Tercero: Abuelos y abuelas
  4. Cuarto: los hijos y hermanos del jubilado jubilación o invalidez permanente, tanto en su régimen contributivo como para personas mayores de 45 años.

Si existen pensiones de viudedad o orfandad, se perciben preferentemente con cargo a la pensión de los padres.

Para beneficiarse de esta pensión, debes haber vivido con el pensionado y a sus expensas 2 años antes del fallecimiento de esto; no tener derecho a una pensión pública; falta de medios de subsistencia, por tener un ingreso igual o inferior al salario mínimo interprofesional, y los miembros de la familia tienen la obligación y la posibilidad de proporcionarles alimentos.


El fallecido debe haber estado en situación de salida o asimilación 500 días en un período ininterrumpido de 5 años inmediatamente antes del fallecimiento o 15 años a lo largo de su vida laboral.


Si era pensionista, no se requiere período de cotización. Tampoco cuando la muerte se produzca como consecuencia de un accidente o enfermedad profesional.

El monto del beneficio a favor de familiares es el 20% de la base regulatoria correspondiente.

La pensión se paga mensualmente, con dos pagos extraordinarios por año, que se hacen efectivos con las mensualidades de junio y noviembre, excepto en el caso de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, que se calculan en proporción a las 12 mensualidades ordinarias.

¿Es compatible con otras pensiones y prestaciones?

Este beneficio es no se puede compaginar con otras pensiones públicas, así como de otros ingresos (rentas del trabajo, capital o activos, prestaciones de cualquier régimen de seguridad social o protección social, aportaciones y participación en planes de jubilación realizados por terceros) que superen, en cálculo anual, el importe del SMI (salario mínimo interprofesional) fuerza en un momento dado, también calculada anualmente.

No computan los ingresos de las prestaciones familiares de la seguridad social (pensión propia para familiares), ni deducciones fiscales por hijos dependientes, sin beneficios de dependencia.

La gestión de esta pensión corresponde al Instituto Nacional de Seguridad Social (en su caso, el Instituto Social de la Marina), o al fondo de inversión si el fallecido lo hace por causas laborales (en un accidente de trabajo, por ejemplo).

¿Cómo y dónde realizar esta solicitud?

Para solicitar el beneficio por muerte y supervivencia, hay una plantilla en el sitio web de la Seguridad Social.

Te puede interesar:

Déjanos un comentario